miércoles, octubre 25, 2006
Ella... (II)
Cuando dijo: "Quédate conmigo esta noche"

... esperaba que te quedaras.

Ella se siente vieja ahora, como si la vida pasara por delante suya con una minifalda roja dejando ver el amargor de su vagina y su piel; consumiéndose junto con una inocencia inventada y efímera que poco a poco desaparecerá en una combustión espontánea de sangre y lagrimas… retorciéndose y arañando sus dientes

Y es que como una vez me dijo un poeta, la vida es muy puta…

Pero si le miras
debajo de la falda, puedes ver besos juveniles con azúcar… tan inocente, tan tonta

Hubo una vez una manzana que hizo que mis besos fueran cerrados, su boca era dulce fresa y sus ojos tierno jazmín. Pero llego un día en que mis versos se rompieron y mi corazón se cansó de lágrimas entupidas y vacías. Ese día me dieron ganas de arrancarme el corazón a mordiscos y dárselo al primer mendigo que pasara por mi lado.


Y lo hice… Llené mis encías de besos ácidos y naranjas sabor m
elocotón, y después de eso nada volvió a ser igual, mis besos se destiñeron y mis venas se volvieron salvajes… con tantas ganas de rozar una piel ajena, de masturbar neuronas en conversaciones nocturnas, de amar, de olvidar…

Aun recuerdo el instante en que murió mi corazón, se retorció de placer y amargura y salió huyendo a un lugar algo mas calido que mi interior, dejando una estela de sueños rotos sobre mis pechos.

* Nadie nunca entenderá, que esa niña murió junto con mi corazón y mis besos corrieron espantados hacia ella para no quedarse a solas conmigo y que violara su lengua cada noche antes de dormir para intentar saciar un apetito que jamás desaparecerá.


Escuchando: Pixies. Surfer Rosa
 
Hubo algo a las 9:25 a. m. | Permalink | 14 Alfileres links to this post
viernes, octubre 20, 2006
Él
Pelo descuidado, sonrisa juguetona, boquita de melocotón y besos de almíbar. Un tipo con el corazón negro y alma de putero de niñas con angelicales ojitos y sonrisas desencantadas, tintadas de negro mezclado en lágrimas.

El era diferente… de los que un día quisieron olvidar y se equivocaron, y por la noche se mete rayas de colores para volver a sentir, esnifando lágrimas y recuerdos tristes, intentando ignorar el amargor de su lengua.

Y por la mañana, mira las estrellas ya casi invisibles, para violar cada uno de sus últimos destellos.

Sus venas no pueden dejar de sentir una tierna música de cañerías haciendo presión sobre sus ya doloridas paredes, y una dulce esquizofrenia les hace repetir una y otra vez palabras paranoicas sin sentido

Pd: y es que desde que le robaste las noches y los besos… no puede remediar echar de menos sentir (te)

Escuchando: Peepshow. Killy y los hombres estrella
 
Hubo algo a las 3:51 p. m. | Permalink | 8 Alfileres links to this post
lunes, octubre 16, 2006
Lágrimas de un amor perdido
Muchas veces he hablado sobre ella, muchas veces se ha metido en mi boli para escarchar palabras con tinta color azul eléctrico, tiñendo mi corazón con su nombre… M- E- L- A- N- C- O- L- I- A.

Hubo una época en la que creía que no volvería a saber de ella, la muy puta se fue a por tabaco y no volvió. Más tarde, justo en el momento en el que no la esperaba, me acompañó en la fría noche, e inundó mis venas de un liquido frío y viscoso; y cada noche antes de dormir me contaba un cuento con las notas de un piano y algún que otro sollozo de amargura.

Todo es mas amargo ahora, no hay tiernos versos ni dulce tristeza, si no un jodido amargor que inundó mis entrañas y mi lengua, y que no me deja escupir las lagrimas que arañan mis ojos.

Llorar se ha convertido en un ser negro, frío y amargo. Tan amargo… que hace que mi garganta se queje y mi corazón se desnuque de dolor.

Hubo una vez una niña de color azul, una niña que creaba pompas de colores e historias grises. Esa niña vomitó un día una historia, un cuento chino llamado amor y me creó a mí como su marioneta, su puto experimento, un jodido ratoncito de laboratorio, intentando llenar su vida y vaciar algo más la mía.

La jodida niña… se fue y me dejó aquí, el tiempo se olvidó de mí y los besos me envenenaron, y acabe convirtiéndome en el ser más triste, amargo y cruel que jamás haya existido.


Escuchando: Damien Rice. O

 
Hubo algo a las 4:07 p. m. | Permalink | 7 Alfileres links to this post
viernes, octubre 13, 2006
Embarazos mentales

Embarazada de falsos perdones nunca olvidados, encerrados en el País de Nunca Jamás, el jardín de la memoria, convertidos en niños perdidos que quieren volver a mi mente. Y vuelven recordándome frases putas, entre(cortadas) y furiosas que creías que había olvidado… Yo perdono, pero nunca (nunca) olvido.

Nunca olvido las mierdas con sabor a fresa que me escupiste, pero tampoco las dulces palabras inclasificables que me soltaste sin pretender hacerme daño (pero parece que lo hiciste)

Eres un cabron (lastima que esto no sea verdad)

¿Quieres olvidarme? Pues olvídame… a ver si te atreves, a ver si eres capaz de olvidar aquel tren y aquella cama, aquellos besos mandarina y aquellos gritos salvajes en una habitación de hotel perdida en un murmullo, los tiernos gemidos y las respiración agitada, el triste sabor de mi cuerpo y mi lengua dibujando acuarelas sobre rincones de tu cuerpo que jamás encontraras (ni tú ni nadie, solo yo sé donde están)

¿De verdad puedes hacerlo? Si lo olvidas… al menos recuerda lo que tu princesita un día te escupió:

- Me siento vacía.

- ¿Ah si? ¿Porque?

- Porque solo me quieres para mojar tus sabanas y tus noches.

Crees que te necesito… y no te equivocas. Pero, ¿sabes que? En el fondo… como tú hay miles, jodidos príncipes teñidos de azul… cuando yo no busco ningún príncipe y mucho menos uno azul.

Mientras tanto… viviré mi embarazo sola, acompañada de esta criaturita que tengo en mi interior (con un nombre parecido a N- O- S- T- A- L- G- I- A) y que llenará mis noches y mis venas.

Escuchando: JML. Momentos
 
Hubo algo a las 12:56 p. m. | Permalink | 6 Alfileres links to this post
jueves, octubre 05, 2006
Siete razones para morir en el intento
Esta noche, cogí la venda con la que tapabas mis ojos y mis miedos, me tumbe en el huequecito que tu cuerpo había dejado sobre mi cama y sentí las notas de un piano romper mis tímpanos, como si sonaran dentro de mi cabeza y no dejaran que pensamientos absurdos me emborracharan con sus mentiras

Esta noche lloré recordando como las notas se suicidaban… como por mi culpa sus ojos se volvieron de cristal y se rompieron ante mis ojos, convirtiéndose en esqueletos sin brazos. Mentiría se dijera que no tenían cara… tenían una carita hermosamente triste, pálida y macabra. Casi abrumadora, me atraía…

Fue entonces cuando algo parecido al sueño llenó mis ojos y mis venas… recordé que ella había ordenado el armario mejor que yo… que triste cuando ni siquiera puedes ordenar tu cama… llena de arrullos y gatos, los mismos que anoche me acompañaron y arañaron mi espalda y mis besos.

No puedo evitar sentir como mis ojos se mueren lentamente… asquerosamente culpables. Culpables… de querer un abrazo y haberlo tenido, de desear un beso y haberlo conseguido… Quizás sea mejor así… las mentiras son amargas aunque lleven nata montada y los besos… los besos son salados aunque las lagrimas sean incoloras.

¿Te gusta sentir lo vacía que me siento?

Escuchando: My diet pill. Second Album
 
Hubo algo a las 9:26 p. m. | Permalink | 7 Alfileres
lunes, octubre 02, 2006
Ella

Ella… ella era una gata con ojos de puta… ella estaba vacía, ella se despertaba cada mañana con el corazón mas negro y mas duro… ella…

Rutina… ella odiaba la rutina. Ella odiaba que él fuera tan odiosamente previsible. Cada palabra, cada gesto, aunque no oyera su voz, aunque no viera su cara… era jodidamente predecible.

Ella había pensado en buscarse un amante, de esos que mandan besos al aire, un soñador al que no le importe sentir de verdad y suicidar unas cuantas lágrimas de vez en cuando. Uno de esos que se empeñan tanto en sentir para no sentirse (irremediablemente) solos. Exactamente como ella se sentía…

Ella buscaba un cabron para pasar sus noches acompañada, entre gemidos y palabras, líneas rotas y paredes de escarcha… ella quería derretir y ser derretida, ella quería sufrir y llorar de placer… ella quería amar y olvidar que el amor no existía.

Una noche conoció a un poeta, de los que escupen palabras al cuello, besó sus labios con falso amor y follaron tristeza hasta el amanecer… y cuando se despertó, se fue de su cama antes de que lo hiciera él.

Una vez le contaron… que los icerbergs no duran más de dos meses en mar abierto… y ella lo creyó.

Escuchando: Dredg. El cielo

 
Hubo algo a las 9:46 p. m. | Permalink | 5 Alfileres links to this post
domingo, octubre 01, 2006
La niña vudú (El comienzo)

Es extraño no sentir… quererlo tanto, amarlo, desearlo, y no deber hacerlo. Es extraño que un día te obliguen a sentir con el corazón a borbotones y al siguiente, el corazón no valga nada y sea sustituido por un cerebro tonto e inerte. Un cerebro que engaña a mis pobres neuronas, haciéndoles creer en aquel polvo… el mejor polvo mental que nunca existió.

Es extraño pensar… y no pensar… y no sentir… y sentir tanto… que te duelen los ojos, como si se negaran a sentir tanta sangre fluyendo en este canceroso corazónme dejaste sin una cama en la que pasar la noche y sin unas sabanas que apartaran mis miedos de tu frío.

Escuchando: Mychael Nyman. Wonderland

 
Hubo algo a las 2:11 p. m. | Permalink | 1 Alfileres links to this post
Layout design by Pannasmontata. Header image © Tim Burton. Template modified by niña vudú. Copyright © 2006