martes, abril 24, 2007
Deshielo de una caricia (Parte I)
“Como todo lo importante, ocurriste de repente. Apareciste y te alojaste en el rincón mas inoportuno de mi cuarto, me velaste de noche y me observaste en sueños de día, y te acurrucaste en el insomnio lleno de sombras.”
Me pasaba las noches pensándole, una enfermedad supongo, algo que no debería pero si. Me aterraba la idea de pensar que solo pensaba en él, que no podía remediar que él me ardiera dentro y fuera, mis dedos le buscaban y mis labios también.

Por aquel entonces, yo aún no era pájaro, mis alas asomaban pero apenadas no se atrevían a atreverse a volar. Soñaba, eso si, pero soñar es solo la tarea de los pobres locos y vagabundos que no tienen tiempo de vivir, algo miserable y delicioso al mismo tiempo.

Él apareció un día sin más, sin buscarlo ni preverlo: tan solo allí se había plantado, imprudente y rebuscado, dejando caer las hojas de Octubre o esperando el autobús de las 3 y media.
Recuerdo que nada mas verle lo imaginé como uno de esos gatos callejeros, cojos y tristes (lo triste siempre es lo mas besable, ya sea hombre, mujer o teja rota)

Más tarde conocí parte de su historia. Originariamente él había sido Azul (pariente lejano de nuestra querida Letra). Era triste y melancólico en esos tiempos, cuando todavía le quedaban poemas en los bolsillos para regalar. Pero sin duda, al igual que Letra, sucumbió a los horrores de algo que en poesía llaman Amor, pero que en realidad sería más conveniente definir como “el cosquilleo incontrolable de las hormigas que se revuelven como moscas en el vientre, la mentira deliciosa y cruel, pero deliciosa hasta el delirio de los hombres no cuerdos”.

Por supuesto, nada de esto me lo contó él. Él se resguardaba mucho de que cualquier mujer con labios se le acercará (muy lógico), aunque de vez en cuando, cuentan las macetas de su calle, que de su casa mora en las afueras de la cuidad que vio nacer un imperio sobre sus cuestas, salían ninfas tan bellas que harían enloquecer a esos mismos hombres no cuerdos.


Escuchando: Ínsula Poética. Joan Valent, Ara Malikian, Suso Saiz , Marc Blaens
 
Hubo algo a las 7:18 p. m. | Permalink |


13 Alfileres:


  • At 10:51 a. m., Blogger Tormenta

    sin duda me quedo con la definición que das a ese algo que en poesia llaman amor... es increíble.
    muy bonito Ana. :D
    un beso

     
  • At 12:43 p. m., Blogger popi

    El trío calavera. :P
    Esperaré a la segunda parte para pillar algo más de la historia, auqnue hay algunas frases que molan, pero un realto no son frases, sino una historia que parezca sólo una frase.
    Un beso Niña.Un beso Niña.Un beso Niña.

     
  • At 1:30 p. m., Blogger мαяια

    Qué pasada de escrito... Tras leer el primer párrafo creí saber con qué frase me iba a quedar de todo el relato, pero leyendo, leyendo... tienes cada frase que me deja toda loca!!! Para escribir una de ellas yo tendría que pasarme días y días... ¡Joder, qué bien escribes la leche! (y perdón, pero es que me sale así...)
    Me ha encantado nena, aunque sea profundamente triste y por eso... ¿besable? ;)
    Mil besotes y mil aplausos más!

     
  • At 2:34 p. m., Anonymous Ricardo

    Vaya, vaya, vaya. Uno no llega a leer a todos. Y, según creo, es la primera vez que visito esta comarca.
    Y ¿con qué me encuentro? Una maravilla.

    Mis disculpas, por no haber llegado antes y un pedido: no dejes de recordarme y, hasta avisarme por mail, que me vuelva a leer la segunda parte. Y todo lo que escribas en el futuro.

    Me voy lleno de un texto fantástico. Pero con ganas de seguir probando.

    Un beso grande desde este sur.

     
  • At 4:12 a. m., Blogger maurusricco

    uff!
    me siento muy identificado,
    el amor toco mi pouerte inesperadamente, mis ojos son tristes, y de mi boca salen palabras sin sentido a veces,
    te leeré a posteriori.

    Don mauro

     
  • At 3:05 p. m., Anonymous Queralt.

    Hola preciosa.
    Me ha gustado mucho tu relato. Una fantasía deliciosa, pero, espero que no te importe que te diga dos cositas breves: el primer párrafo me desorienta un poco, me descoloca y, cuando escribes: "... no se atrevían a atreverse..." me parece que tratas de hacer más énfasis, pero creo que, y humildemente te lo digo, no suena bien.
    Espero que no te moleste que te lo diga sobre todo, porque me ha gustado mucho. En especial, el último párrafo, pues me parece perfecto. Genial y precioso.
    Y lo de la teja rota, ¡menudo puntazo! jejejejejee

    Muchos, muchos besitos y muchas cerezas.

    Queralt.

     
  • At 10:44 a. m., Blogger Juanjo

    Los pájaros no deberían besar a los gatos, aunque les apetezca. Los gatos, tristes, melancólicos, desvalidos, comen pájaros incluso con más ganas, y si no tienen alas, con más facilidad.
    Te recomiendo una alondra. Quizá no apetezca besarla, pero canta bien, y no son tan pequeñas como los canarios.
    Recuerdos a la mezquita.

     
  • At 7:48 p. m., Blogger atenea

    Qué bonito!!!

    Es como leer poesía en prosa... no sé, me encanta la forma que tienes de expresarte.

    Espero poder pasarme a leer la segunda parte :)

    Besos!!

     
  • At 3:14 a. m., Anonymous j

    Como siempre se trata de mí, sólo de mí, de una egocentrismo arrastrado con cada paso nocturno y maquiavélico hasta casa.
    Lo leo (tu texto) una y otra vez y no puedo arrancarme de la retina la misma imagen. Quizás sean las horas altas, o el alcohol acumulado y su natural movimiento de partículas alrededor, o la suma de horas sin dormir y la paranoia añadida al todo:
    veo un cuadro de un monte y unas ruinas, y unas manos que se alargan en primer plano y estrujan el paisaje como un cuadro, y lo arrugan y lo rompen. Luego nada.
    Como dije, es mi egolatría lo que cuenta, y lo que veo si te leo, y lo que olvido cuando duermo.

     
  • At 8:57 p. m., Anonymous Klover

    Soñaba, eso si, pero soñar es solo la tarea de los pobres locos y vagabundos que no tienen tiempo de vivir, algo miserable y delicioso al mismo tiempo.

    Me quedo con esta frase...me gusta tu estilo a la hora de escribir...
    Me pasare a leer la continuacion.Siempre es un placer leerte.

     
  • At 8:57 p. m., Anonymous ninive

    Escribes cuan pensamiento recorre la mente mientras detenido el tiempo cerramos los ojos para adentrarnos en el mas bello sueño. Y siempre resultó dificil llevar ese instante al papel mediante palabras. Pues consigues desnudar dos formas de expresión mostrándonos que en el fondo ambas, prosa y poesía, se unen el corazón cuando este siente azul.
    Un abrazo. Genial!

     
  • At 10:44 p. m., Blogger ___________________

    Hermosísimo. Me ha gustado mucho. Llego tarde, pero ha merecido la pena leerte.

    Genial la frae: (lo triste siempre es lo mas besable, ya sea hombre, mujer o teja rota); Bella, con una enorme gargade ironía. Y así podría desgranar frase a frase todo el cuento.
    No tardaré tanto en venir la proxima vez,


    Pedro.

     
  • At 11:51 a. m., Anonymous Ivic

    Qué gustazo acabar (por fin!) una semana sin dormir y llena de exámenes y leer cosas como esta. Se echaba de menos!

    Bicos

     

Links to this post:

Crear un enlace

Layout design by Pannasmontata. Header image © Tim Burton. Template modified by niña vudú. Copyright © 2006