lunes, septiembre 10, 2007
el anhelo

de rizos de arena y ojos de botellita de cielo


“Se mordió los labios hasta que le sangraron los silencios, y salieron uno tras otro en fila india, y hablaron así, mudos.”
L me quita el pucho y fuma. Siempre me dice lo asqueroso que es fumar, pero siempre fuma, le dedica unos minutos a deleitarse con el podrido sabor a alquitrán, quitándole la vida a la ceniza encendida como si fuera una mantis en celo y el cigarro el amante presa de sus mordiscos, le desmiembra sin piedad, una muerte dulce hasta que ya no se es consciente de si queda vida o no, de si latimos o soñamos que latimos o de si ya ni siquiera soñamos
Hoy la noche nos duele, nos picotea con sus avispones negros bien certeros. Hoy la noche es tan cruda y tan negra, que las nostalgias han venido a velarnos bajo la cama, con sus ojos pequeños y sus bocas grandes, con los brazos cortos que abrazan pero no llegan
Algún día de estos tenemos que enseñarte a abrazar, nostalgia. No, espera, quizás te duela porque tus brazos son demasiado cortos (o tu corazón demasiado pequeño). No importa, nos acurrucaremos sobre ti para parecer una frágil y precaria parte de ti misma.
No importa, las tiernas niñas sobreviven cada día sin esos brazos que las rodeen y las estrujen como pequeñas bolitas de plastilina verde. Sobreviven indemnes con los corazones arrugados pero sin marcas en las muñecas ni en los labios. No importa… El anhelo es algo fácil, casi dulce al tacto, más o menos como lo seria un algodón de azúcar aplastado en el asfalto.
Hoy la noche nos obliga a llorar, a llorar como niñas desconsoladas, a llorar como si ya no quedaran esperanzas roídas en las que sostenerse. Y es que ya casi no quedan, se las han llevado las hormigas cojas que habitan los árboles olvidados por el tiempo y las personas (hojas caducas y lágrimas de cordero).
L me cuenta que la luz de su baño parpadea, también debe de estar triste.
- Anoche, cuando llegué a casa después del medio litro de ron, se me apagó la luz y me duche a oscuras. Está bien que las cosas tristes parpadeen, pero ya podrían hacerlo por la mañana…- dice, mientras pequeño quijote me chupa el pie. A veces la tiraría por la ventana, otras le lamería las lagrimas (con cariño de ternero) una a una, hasta que ya no quedaran partículas salinas en sus mejillas
Mientras tanto las nubes se han comido al cielo para cenar, son migajas de pan repartidas sobre el inmenso infinito. Son manchas grises en un fondo de quimera.
 
Hubo algo a las 12:24 a. m. | Permalink |


12 Alfileres:


  • At 1:17 p. m., Blogger Klover

    Me dejas alucinada con tus escritos, niña. Es increíble que te salgan estas cosas. Eres como una pequeña Borges. Un besote.

     
  • At 4:57 p. m., Anonymous Jara

    Yo es que me enamoro de tus escritos, de tus paranoias o como quieras llamarlos. Y te imagino ahí, sentada en el sofá pegada a las palabras y haciéndolas una a una a través de tus labios perseguidos por la lengua.

    Porque dejas escapar trocitos de tus silencios entre las frases y porque esa cabecita está llena de ilusiones.

    Y tú pensarás: Jara se te ha ido la pinza. ¿Qué tiene que ver esto con mi escrito?

    ...

    Te mando un abrazo enorme. porque ahora te cogería y no te soltaría. Que me apetece.
    Jara

     
  • At 5:26 p. m., Anonymous Ricardo

    Niña: Venir a leerte, es como prepararse a contemplar un amanecer: uno ya sabe qué es lo que va a ver, pero siempre es diferente.

    Un beso Niña, y corregí tu adjetivación: esto no es "paranoia", es "literatura".

     
  • At 10:31 p. m., Blogger Popi

    Muy bonito niña, muy trisliz que diría en otros tiempos. Cuida de L y el pequeño quijote, y no los tires por la ventana que corres el riesgo de ir tú detrás.jajaja.
    :)

     
  • At 2:15 a. m., Anonymous Anónimo

    La verdad es que no sé por dónde empezar, ni tampoco por dónde acabar. Me he quedado ahí, en medio de la nada, enganchado a tus alfileres como el que se aferra a la vida en su último intento de respirar, aunque sea inútil una segunda oportunidad. Pues por ahí me he quedado al leerte, perdido entre esas palabras desperdigadas y cosidas por tu mano.
    Un beso.

    Hell.

     
  • At 6:27 p. m., Blogger Maya Takameru

    Es precioso, me ha encantado. No sé qué decir, porque no llegaría a la altura del relato... Realmente genial ^^

     
  • At 9:45 a. m., Blogger Lau

    es curioso, me has hecho recordar una escritora a la que admiro muchísimo, que también tiene en su blog el personaje "ella", y a la que extraño mucho porque hace tiempo no publica. Es un texto genial, niña, un texto muy bueno. Si no lo sabes, que lo sabrás, te digo que escribes muy pero que muy bien, y que, desde mi ignorancia, deberías plantearte dedicarte a esto en serio, si es que no te lo has planteado ya. Pocos blogs esconden realmente buenos escritores a parte de estupendos narradores de momentos y gente varia que cuenta sus reflexiones diarias. Son pocos,y no abunda la calidad. Yo te felicito por la tuya, insisto, desde mi ignorancia pero también desde la más clara de las certezas.
    Besos amplios, cariñosos y admirados

     
  • At 3:05 p. m., Blogger Queralt

    Precioso.
    Fíjate, lo he leído en voz alta y sale música de las letras, palabras y frases que has escrito.
    Muy bonito. Estupenda la cadencia que tiene...

    Cerecitas olorosas y brillantes besos.

    Queralt.

     
  • At 6:08 p. m., Blogger maurusricco

    muy lindo eh!..
    si alguioen no está a tu altura mejor ni seguirlo, pues creamalentendidos....

    ..y si, no saber cuando ermina y comienza alguien como uno es dificil, y creo muchas confusiones si, pero nos entrega la delicia dionisíaca de ser uno con el todo, o sea entregarte a la vida, no por el otro sino por uno,
    besos nena

     
  • At 7:20 p. m., Anonymous MARISELA

    ¡Precioso! Sobre todo, me ha encantado eso de enseñar a abrazar ¿Por qué no ponemos una escuela?
    Un abrazo para tí.

     
  • At 7:21 p. m., Blogger dani

    manchas grises sobre un fondo de quimera... curiosamente ahora mi pantalla está cubierta de pequeñas manchitas grises sobre un fondo de quimera. con trocitos de nube, arremolinados y esparcidos que hacen un todo precioso en que las cosas son o no, en que la realidad tilita y desprende jirones que se entremezclan con la quimera de la cual surgen los sueños y las cosas tristes. de la cual surgen el dolor y la nostalgia, la dicha y la verdad

    las tiernas niñas sobreviven sin esos brazos. pero, es la supervivencia un fin en sí mismo? no creo yo ...así que un beso y un abrazo de brazos elásticos, que te de dos vueltas y media como poco

     
  • At 3:06 a. m., Anonymous j

    ¡Stawáç!

     

Links to this post:

Crear un enlace

Layout design by Pannasmontata. Header image © Tim Burton. Template modified by niña vudú. Copyright © 2006